Acti-relax en MoalBoal, Filipinas

Después de analizar lo que tenían en común los mejores días de nuestras últimas vacaciones con niños, llegamos a la conclusión de que es el acti-relax: actividades y aventuras por la mañana y relax playero por la tarde. Eso lo hicimos en Tanzania y nos fue muy bien, así que en Moalboal buscamos un resort de playa que nos permitiese hacer eso.

Tras un vuelo de 4 horas de madrugada y sin dormir desde Singapur, una hora esperando para que nos dieran las tarjetas SIM (en uno de los procesos peor diseñados y más burocráticos que hemos visto para esto) y otras 3 horas de coche, por fin llegamos a Les Maisons d’Itac – nuestro resort.

La primera impresión no fue buena. La piscina nos pareció pequeña, la playa era de barro y la Wifi iba a patadas – y nuestras relucientes tarjetas SIM no tenían cobertura aquí. Eso, unido a la falta de sueño hizo que empezáramos a evaluar salir de ahi incluso perdiendo dinero. Pero decidimos dormir y reflexionar.

Al despertarnos nos dimos cuenta de que estábamos casi solos en el mini-resort, que la piscina era casi en exclusiva para nosotros y que por las tardes la marea subía y la playa era buena. Decidimos quedarnos.

Escribimos esto en nuestro cuarto día de estancia – hemos estado practicando el acti-relax durante estos días y hoy hacemos un parón de puro relax, después de cancelar la excursión a ver los tiburones ballena. Decidimos no ir después de leer que es un chiringuito turístico en el que el bienestar de los animales es lo último que se tienen en cuenta – lo consultamos con los niños y decidimos que no queríamos repetir la experiencia de los elefantes en Khao Lak – Amalia lo tenia clarísimo…a Hugo lo que más le gustó fue no madrugar a las 04:00 para ir a verlo 🙂

Este es el resumen de lo que hemos estado haciendo estos días:

Día 1: Llegada y relax

Después de nuestro cabreo inicial, hicimos las paces con el hotel y disfrutamos de la piscina. Además, pedimos unos masajes en la habitación para los 4.

Día 2: Isla Pescadores, Tortugas y Sardinas

Isla pescadores es (era) el mejor lugar de la isla para hacer snorkle…pero fue una gran decepción. El tifón Raí (2021) que arrasó Cebú (más de 200 muertos), acabó también con el fondo marino de Isla Pescadores. Ahora era un cementerio de coral, así que decidimos irnos a los 10 minutos (porque además vimos medusas). La verdad es que entendemos que para los filipinos es una perdida, pero nos sentimos un poco estafados – deberían avisar antes de cobrar por esto.

De ahi nos fuimos a ver tortugas marinas – y tuvimos la misma experiencia con el trato a los animales. Decenas de turistas (incluidos nosotros) siendo empujados a escasos centímetros de la pobre tortuga para que las fotos quedasen bien. Evidentemente el estrés que el animal sufriese les importaba poco. A los 5 minutos decidimos alejarnos de aquello y ver algunos corales sanos que encontramos.

La ultima parada del tour fue la mejor – nadar con miles de sardinas que hacían diferentes formas y te rodeaban completamente. Esto fue una experiencia tranquila, sin mucha gente alrededor y pudimos ver una tortuga sin tener que estresarla.

De ahi fuimos a una playa (White Beach) en la que pudimos comer y relajarnos.

Día 3: Cascadas y Aguas Termales

El tour consiste en 2 cascadas y aguas termales. No hay mucho que contar, excepto que las cascadas, además de ser bonitas y con agua a buena temperatura (nada que ver con las de deshielo), permiten hacer saltos desde gran altura. Después de comprobar que era seguro, permitiremos que nuestros hijos se lanzaran desde varios metros. A Amalia incluso la aplaudieron, porque no están acostumbrados a ver niños tan pequeños (y extranjeros) saltar desde esas alturas.

Hugo ni se lo pensaba…y siempre quería ir más arriba a saltar. A veces daba la impresión de que no entienden el riesgo – saltan aquí como si fuera un parque de atracciones.

La verdad es que se lo pasaron muy bien, incluso al final, donde “simplemente” te bañas en aguas termales (calentadas por un volcán) que se mezclan con las del río para crear piscinas naturales a diferentes temperaturas – desde los 42 grados hasta los 32.

Hoy, como hemos dicho, es un día de relax en el que quizás visitemos la ciudad. Tenemos la impresión de que deberíamos haber dividido nuestra estancia entre Moalboal y algún otro sitio, porque quitando los tiburones ballenas y el snorkle a esto le sobran días – pero lo peor que puede pasar en estos casos es que tengas un par de días tumbado en tu resort disfrutando de la playa – ni tan mal.

2 comentarios sobre “Acti-relax en MoalBoal, Filipinas

  • Dora Cabrera 5 enero, 2024 at 14:23 Reply

    Una pasada lo de las sardinas y lo de las cascadas. Qué bien se lo pasan los niños. Ustedes relajados y tranquis. Los echamos de menos. Quedan pocos días para la vuelta. Les tendré preparados arroz con leche a Hugo y bocadillos de frankfurt a Amalia que le gustan. Besitos a todos

  • Fani 5 enero, 2024 at 18:42 Reply

    No hacer nada está bien a veces 🙂

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *