Reencuentro en Lanzarote

Adelantamos el Ferry desde Corralejo (Fuerteventura) a Playa Blanca (Lanzarote), por lo que pudimos aprovechar la tarde después de comer una comida copiosa en el bar San Ignacio. Nuestro alojamiento es una Villa (Villa Eva), una casa espectacular, espaciosa y decorada con mucho gusto, en el pueblo de Tinajo. Es un acierto, pues es un pueblo tranquilo, muy bonito (como todos los pueblos de Lanzarote como pudimos comprobar más adelante) pero con lo necesario para campamento base.

La tarde la dedicamos a visitar bodegas típicas de la zona, La de Geria y la de Rubicón, donde vimos como se llevaba a cabo el cultivo de la uva. Las cepas se rodean de piedras que las protegen del viento y para condensar el poco agua que les llega del rocío de la noche. El paisaje es muy bonito y merece perderse, los vinos del Rubicón, nos sorprendieron muy gratamente. Incluido uno llamado Amalia, en honor a la nieta del dueño de la bodega.

Tras la degustación volvimos a Tinajo, a la casa, donde nos deleitamos con una parrilla junto a la piscina.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *