Llegada a Bled

Salimos de Ljubljana hacia Bled. La autopista está bien señalizada y llegamos sin problemas. La llegada al pueblo fue poco espectacular, porque no pasamos por delante del lago. A las 14:30 habíamos acabado de dejar las maletas en nuestras nuevas “casas de vacaciones” (cómo les llama Hugo) y nos fuimos a comer.

Comimos una parrillada, por un precio razonable, y decidimos visitar el pueblo vecino (Bohinj). Se suponía que era un pueblo más “tradicional y pintoresco” que Bled…pero a nosotros nos pareció lo mismo y sin un lago tan espectacular como Bled. Aún así fuimos al lago y los enanos tuvieron su primer contacto con el agua. El deporte nacional es tirar piedras al agua, un deporte en el que hasta los papas tuvieron que demostrar que podían tirar super-fuerte (y hacer rebotar las piedras en el agua…algo que sorprendió incluso a las mamis)

Volvimos a Bled y cenamos cada uno en nuestro apartamento. Poco que contar por ahora, pero el pueblo parece tener muchas cosas que hacer.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.