Grutas de Skocjan

Esta mañana ya descansados, y no molidos por la falta de sueño como en el día anterior después de dormir en un tren, decidimos ir a ver la grutas Skocjan, al suereste de la capital. Son Patrimonio de la Humanidad y cuando estuvimos dentro no nos costó adivinar porqué.

En realidad es un sistema de grutas de unos 5 Km de longitud. El río Reka se vuelve subterráneo aquí y permanece así durante 34 km. En este punto donde el río se vuelve subterráneo lo hace en un gran cañón bajo la montaña.

Así que ahí estamos, comprando entradas para el circuito clásico, unos 3 km, donde no se puede llevar carro por las cuestas, escaleras y pasos estrechos que nos aguarda el camino.

Después de andar unos 600 metros cuesta abajo (lo que baja sube después) con una guía borde como nos vienen acostumbrando aquí, nos separan en dos grupos más pequeños en función del idioma. Alemán y esloveno por un lado, inglés e italiano por el otro. Nos toca la borde que ya nos ha avisado de que al ir con niños nos tenemos que adaptar al grupo pues son dos horas caminando.

La verdad es que los niños se portaron muy bien, Héctor y Hugo andaban un rato, descansaban otro, Daniela estuvo caminando todo el rato y Amalia en la manduca dormida.

No se puede sacar fotos de las grutas, así que utilizaremos las oficiales. Un apunte interesante, las cuevas se descubrieron en 1884, y aún se ven los caminos de los antiguos exploradores de forma peligrosa. Ahora el camino es seguro y está adecuadamente iluminado.

Este es un mapa de las grutas

Cuando llegamos al Cañón, fue espectacular, el rugido del agua pasando entre las paredes del cañón, la inmensidad del lugar, el camino perfectamente iluminado, parecía que estábamos en alguna escena del Señor de los Anillos y que los Orcos iban a salir de algún sitio para perseguirnos. En la plataforma del cañón la guía apaga las luces, solo 5 segundos, suficientes para ponernos paranoicos con los niños. La guía nos quería mostrar como era sin luces, asusta y mucho.

Salimos encantados con la experiencia, contentos porque lo que creíamos sería un camino pesado para todos por lo largo y por los niños, se hizo muy ameno y fue impresionante.

Estábamos tan contentos y estábamos en racha así que nos fuimos a pasear por Ljubljana, a conocer el centro de la ciudad. La verdad es que era muy bonito, pequeño pero como de cuento. Vimos los tres puentes con la plaza de la ciudad presidida por la estatua de France Preséren, al parecer el poeta más grande de Eslovenia. El centro está lleno de edificios medievales, ahora asiento de bares, cafés, restaurantes y tiendas.

Nos montamos en un trenecito que nos llevó a lo alto del castillo, una visita muy fugaz pues los niños andaban sueltos de barriga y el castillo parecía un centro comercial.

Al acabar la visita unas cervezas portátiles mientras nos deleitamos con una orquesta a bordo de un barco atravesando los canales y a casa a comenzar los rituales.

Ha sido un día muy completo, todos necesitamos un poco de relax. Mañana nos vamos hacia Bled, hacia el norte, a ver que maravillas nos esperan.

2 comentarios sobre “Grutas de Skocjan

  • Fani Martínez 30 agosto, 2014 at 17:33 Reply

    Espectacular! !! Además, habéis conseguido hacer más de dos cosas en un día! !

  • dora 1 septiembre, 2014 at 16:59 Reply

    Como dijo el filósofo Jesulín, im-presionante. Me alegro que lo estén pasando bien. Muy guapa la foto de Hugo y Hector (el grupo H mortífero) echo a faltar alguna foto de Daniela please
    Un enorme beso para todos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.