Dimite La Reina Batata: Fiesta!

Esta entrada pertenece a la serie Holanda
Ver Más Entradas

Nos levantamos un poco perezosos sabiendo que pasaríamos el día entero en Ámsterdam, ya que la mayoría de museos y parques  cerraban y el transporte público estaba muy limitado.

En las calles se había montado un mercadillo igual que en Utrecht pero parecía más salpicado, no tan aglomerado, así que paseamos un rato y nos fuimos al lado del apartamento, a un parque enorme llamado Vondelpark, donde nos dijeron que había cosas para niños.

Había gente por todos lados pero podías encontrar tu rincón de césped. Estar en la fiesta nos costó unos céntimos para pintar unas banderas holandesas en las mejillas de Hugo, un globo delfín de helio, un rato en los hinchables, unas empanadillas colombianas y un nuevo carro de segunda mano para no tener que llevar al enano en brazos cuando se niega a caminar, algo bastante frecuente. Hugo se lo pasó genial y por un día decidimos ir a comer una pizza al apartamento para que el chancho pudiese dormir la siesta a su antojo.

Después del descanso, salimos a recorrer las calles, el principal problema el transporte, escaso y no se acercaba al centro centro. Nosotros estamos en el centro en la zona de los museos, pero está el centro de los canales donde queríamos ir. Nos aproximamos lo que pudimos y desde allí empezamos a caminar.

Es difícil describir una imagen, pero para eso están las fotos, música, bebida, gente, fiesta por todas partes. Si tuviésemos que resaltar dos cosas, la fiesta en los canales……. y la batucada que Hugo se empeñó en seguir… espectacular!

No hemos parado de repetirnos que estos días en esta ciudad, más jóvenes y sin hijos… acabaríamos muertos..

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.