Vamos a volar en eso????

Esta entrada pertenece a la serie Costa Rica
Ver Más Entradas

Nos levantamos y después de un desayuno tico (=costarricense, por la costumbre de nombrar las cosas por el diminutivo como poquitico o ratico…) nada ligero nos dirigimos en un taxi al aeropuerto Tobías.

Ya habíamos planeado estar tan solo una noche en San José y tan solo para descansar del jet lag. Así que esa mañana volábamos para Quepos.(Marcos seguro que lees esto y sí al final nos decidimos por volar).

El aeropuerto era muy pequeño, pero hay algo común a todo el mundo en Costa Rica, son muy muy amables y tienen un trato especial con Hugo, eso nos encanta. Todo el mundo le habla, le sonríe o le quiere regalar alguna cosa (se nos olvidó comentar que Carlota, una niña de 5 años que viajaba en la fila de atrás del avión desde Madrid, regaló a nuestro hijo un dibujito).

Al grano, nos montamos en la avioneta. Y sí, es eso, una avioneta y punto. El personal como siempre un encanto, la avioneta un poco movidita por las turbulencias, pero en 20 minutos llegamos a Quepos. Por carretera hubiesen sido casi 4 horas.

Al bajar de la avioneta, el calor y la humedad nos dieron una bofetada. Estábamos en medio de la jungla, qué esperábamos. Cogimos un taxi y nos fuimos a nuestro alojamiento. Habíamos escogido un apartamento para que Hugo tuviese espacio para correr y trastear.

La desventaja es que no estaba en el pueblo, sino en las afueras, muy afueras pues se llega por un sendero en medio de la jungla. La ventaja es que no estaba en el pueblo. El sitio es una pasada, completamente aislados y con unas vistas totalmente espectaculares. Estamos aislados pero tenemos Tv por cable, teléfono y wi-fi.

Lo primero fue darse un chapuzón en la piscina, encendimos el Jacuzzi y Hugo disfrutó como el enano que es. Intentaba atrapar las burbujas con sus manos y como no lo conseguía lo intentaba una y otra vez. Reía y chillaba.

Así como de la nada apareció justo en un árbol de enfrente de la piscina, un perezoso, bueno , era una perezosa. Muy bonita, impactante cuando se ve tan de cerca. Por supuesto, a Sebas le dio tiempo de ir al apartamento a por la cámara. Si uno miraba fijamente a la maleza, podía ver una rama o una flor moviéndose y siempre descubría algún animalillo. Pero de momento no hemos visto ni tucanes, ni monos ni jaguares.

Después de una ducha decidimos acercarnos al pueblo a comprar algunos enseres para hacernos el desayuno y las cenas. Compramos fruta y verdura en un mercadillo, comimos unos pescaditos muy refritos por los que nos clavaron lo suyo y disfrutamos por así decirlo de un excelente café y unos pasteles. Decimos disfrutar porque Hugo no puede estar quieto un momento.

Esto del jetlag no lo llevamos bien, y el enano es el que peor lo lleva, por eso nos fuimos al apartamento temprano, a mecernos en la hamaca, preparar la cena temprano y dormirle. Son las 20.00 horas aquí en Quepos y el enano duerme como un tronco.

Los sonidos de la noche son alucinantes aquí resguardados en nuestro alojamiento, si nos echaran en medio de la jungla que rodea la casa, creo que ya hubiésemos tenido tres infartos.

Ha sido un gran día, esperemos que sea una noche tranquila.

Un comentario sobre “Vamos a volar en eso????

  • FANI, JORDI Y DAVID 4 diciembre, 2011 at 11:48 Reply

    Ufff! Prueba superada ( me refiero a lo del avión ). Como siempre, el blog genial. Ya me veo con mis chicos siguiendo vuestros pasos…
    PD: ya os echamos de menos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.