Adictos a la acción!

Esta entrada pertenece a la serie Malasia
Ver Más Entradas

Segundo día en Mulu. Hoy nos toca ir a ver otras 2 cuevas: Wind Cave y Clearwater Cave.

Por un momento pensamos que después de lo de Deer Cave, esto iba a ser un poco «pequeño», pero nada de eso.

Tomamos una canoa río arriba hasta la entrada de las cuevas, donde un guía peculiar (indígena) empezó el tour hablando de espíritus y cosas raras. Después de oirlo durante 2 minutos teníamos claro que la mierda que fuma esta gente es buena (ahora en serio, mezclan animismo con catolicismo con una facilidad espasmosa…le rezan al Dios cristiano para que solucione temas de espíritus del bosque!)

La primera cueva era la más bonita sin duda. Las estalactitas y estalagmitas eran preciosas y dentro estaba la sala cubierta más grande del mundo (aquí todo es a lo bestia). Perdonad por las fotos, pero caía agua y la luz era mínima.

La segunda cueva, después de 200 escalones, no era tan bonita en cuanto a sus detalles, pero la entrada era genial por la vegetación (exclusiva de Mulu). Además, fué la primera vez que vimos (y nos medio bañamos!) en un río subterráneo.

El ruido del agua en la cueva era relajante, el agua clarísima y muy fresca.

Volvimos maravillados de la excursión…pero nos estamos convirtiendo en adictos a las emociones y experiencias fuertes, y a las 2 horas de volver ya estábamos aburridos.

¿Cómo se para esto?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.