Welcome to the Jungle!

Esta entrada pertenece a la serie Malasia
Ver Más Entradas

Nos despedimos de Penang sin demasiada pena. Nada que ver aparte de la diversidad cultural y religiosa…algo que por lo que sabemos no es extraño en el resto del país (además, cuando uno es Europeo, el estilo colonial no le viene de  nuevo)

Nos dirigimos a Cameron Highlands (las tierras altas de Cameron = montañas). Concretamente a un pueblo llamado «Tanah Rata». Los atractivos de Tanah Rata son básicamente 3

  • Las plantaciones de té
  • La jungla y sus pueblos indígenas
  • Varias atracciones como granjas de fresas, criaderos de mariposas, exposiciones de cactus y todo lo que se pueda explotar turísticamente del mundo agrario.

La llegada fue lluviosa y surrealista. La buena noticia era que al bajar del autobús, alguien de nuestro hostal estaba esperándonos para llevarnos a salvo de la lluvia (eran 5 minutos caminando). La mala era su amigo y su furgoneta.

Su amigo estaba completamente borracho. Nada importante, siempre y cuando no pienses (como hicimos nosotros al principio) que era el conductor. Mientras esperábamos a que el conductor de verdad (no borracho) llegara, el «amigo» tiró un par de latas (aplastadas con parte de su contenido dentro) al asiento delantero del coche. Suponemos que para venderlas como aluminio. Gran amigo, si señor.

El amigo nos invitó a subir a la furgoneta y desgraciadamente accedimos para conocer el primer circo ambulante de cucarachas del mundo. Un nido entero se había formado en el asiento delantero del acompañante y los pequeños insectos marrones se paseaban de a pares por todo el frontal. Nos sentimos regalados con  el espectáculo pero preferimos verlo desde las gradas más alejadas…es decir, fuera de la furgoneta.

Al final llega el conductor y todos (conductor, latas, cucarachas y nosotros) nos vamos al hostal (Daniel’s Lodge). Al llegar leemos un cartel «Que jodan a la Lonely Planet, menudo montón de mierda» (en inglés). Malas vibraciones eh?

La habitación sólo podría ser más deprimente con un muerto colgado del techo y la viuda llorándolo en un rincón. Los lavabos tres cuartos de lo mismo. Nos miramos. Salimos pitando de allí.

La providencia quiso que dejase de llover y probamos un hotel sin éxito. Se nos ocurrió volver a la estación de autobuses a ver si quedaban furgonetas a otros hostales. Tuvimos suerte y pillamos la que iba a «Father’s Guesthouse» (recomendada en el montón de mierda…o sea Lonely Planet)

El chofer era amable, la furgoneta limpia y el lugar agradable. La bienvenida fue buena, y aunque la habitación no era una pasada, sentimos que habíamos ganado mucho con el cambio.

Nos prometieron una habitación  mejor para el día siguiente (y la tuvimos), pero la primera noche la pasamos en una especie de «Bunker» de lata. Muy pintoresco.

Decidimos contratar un tour (sí, ya…nada de tours…pero esto es la jungla!) para ver las plantaciones de té y la jungla. La excursión era corta, así que supusimos que no habría tiendas ni rollos.

Fué un éxito. El guía era simpatiquísimo y todo lo que vimos fué interesante. Las plantaciones de té son realmente bonitas (la pasta de esta se la lleva una escocesa). Son en cierto modo parecidas a las terrazas de arroz, pero se adaptan al paisaje en lugar de modificarlo tanto. Es como una alfombra verde que recubre la montaña.

De ahí nos fuimos a la jungla. Fué un paseo corto e introductorio a las selvas malasias, pero para nosotros fue algo completamente diferente. Aprendimos cosas sobre plantas, animales, hábitats. Muy instructivo y muy bonito.

Al final te llevan a la factoría donde se produce el té (ahora sabemos más sobre té) y te dejan media hora para que te tomes una taza de té con pastelitos (Fani, esta foto es pa ti…es chocolate).

Normalmente ahí se acaba el día.

Peeeeeeeeroooooo….tuvimos suerte. Hoy se celebraba una festividad muy importante para los hindúes (no indígenas como se me escapó en el vídeo). En cierto modo es parecido a lo que algunos católicos llaman «una promesa».

Es decir, la señora Juanita de España promete que si la operación de las cataratas le sale bien subirá a no se qué montaña de rodillas. Pos lo mismo, pero a lo bestia. Aquí si tu dios te da algo lo pagas amigo, y taaanto que lo pagas.

Estas son algunas fotos de los dos que este año iban «agradeciendo» los favores recibidos (mientras los demás bailaban y celebraban a su lado). A veces entran en trance. De todos modos, lo mejor es el vídeo. No os lo perdáis.

Sandra – Las mayores estupideces se cometen por religión.

Sebas – Las mayores estupideces SON las religiones.

2 comentarios sobre “Welcome to the Jungle!

  • Mónica 21 junio, 2008 at 20:54 Reply

    hola chicos, con mas vceces que vea este tipo de… «espectaculos» por la tele no dejo se sorprenderme como el ser humano puede ser tan ignorante y por supuesto estoy 100% de acuerdo, la religion es lo mas estupido y absurdo que haya existido jamas, la lastima es que el 90% de la humanidad vive predida de ella, cada uno a la que mejor le parece, creo que necesitan creer en algo para no sentirse desamparados.. una pena¡¡ me encanta seguir vuestro viaje, os mando un abrazo.

  • El Bicho 22 junio, 2008 at 10:48 Reply

    Gracias Monica!

    Bueno, la verdad es que intentamos ser tolerantes con todas las costumbres y tal…pero el tema sufrimiento-religion lo llevamos fatal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.