Devin – La Bulgaria más soviética

Esta entrada pertenece a la serie Bulgaria
Ver Más Entradas

Después de ver tantas botellas de agua mineral con el nombre Devin y tener un hotel-spa reservado, pensamos que llegábamos al desparrame de lujo…inocentes!

El hotel – de 4 estrellas – era tope soviético, como diría Fani. No hemos sacado fotos, pero podemos hacer una lista de sus comodidades:

  • Las cortinas no cubre toda la ventana…crees que tienes cortinas hasta que las abres y te das cuenta de que queda 1 metro de ventana sin cubrir.
  • Los muelles de la cama se notan TODOS, TODOS
  • La wi-fi nunca funciona
  • Compartimos un mando de aire acondicionado entre 3 habitaciones – no te equivoques con la temperatura que elijes!
  • Las paredes tienen un bonito papel estampado de la era soviética, con mobiliario a juego
  • El sofá cama es peor que dormir en el suelo
  • Etc.

Lo único bueno fue la piscina cubierta – que tampoco estaba tan limpia como debería.

Pero no vinimos aqui por el hotel, sino por las cuevas. Vimos 2 cuevas:

  1. Yagodina
  2. Devil’s Throat

Yagodina

Cometimos un error de novatos  – pantalones cortos y chancletas abiertas. En Yagodina pasamos 45 minutos a 6 grados…por suerte el cuerpo iba abrigado y no tuvimos ningún motón entre los niños. Yagodina es más parecida a las cuevas que hemos visto en otros países – estalactitas, estalagmitas y demás. Es muy bonita, pero la verdad es que Uhlovitsa nos gustó y nos impresionó muchísimo más.

Paseo en Jeep a Eagle’s Eye

Nuestro plan era ir de ahí a Devil’s Throat, pero estábamos aún helados y con pocas ganas de volver a pasar frío y encontramos varios jeeps ofreciendo una excursión a Egale’s eye, donde hay unas buenas vistas panorámicas de los Rodopes. Nos montamos todos en un Jeep con caja trasera y la excursión fue un acierto total. El 4×4 subía por caminos imposibles casi en vertical, con barrancos a un lado y pegando saltos. Pasamos miedo, nos reimos y los niños fliparon.

Las vistas eran geniales y la bajada en jeep aún mejor. Entre gritos de excitación y música salsa llegamos a la base, donde comimos bien y nos relajamos un poco.

Devil’s Throat

En uno de los mejores días de estas vacaciones, aún tuvimos tiempo para 2 cosas más: Devil’s Throat y tirolinas! Ya solo llegar a la cueva nos ofrecía vistas como esta:

La cueva es muy diferente a Yagodina – no es famosa por las formaciones, sino por la cascada de agua que transcurre por la cueva. La cámara central es muy grande y bonita (impresiona). Desgraciadamente sacar fotos era complicado por la luz y no se aprecia lo bonito que era. Desde luego, es un tipo de cueva muy diferente y un broche de oro al circuito de cuevas.

La sorpresa final para los peques fue una tirolina de unos 150 metros de largo por la que se tiraron también algunos adultos, sobre el barranco y pasando entre los árboles. Genial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *