De Kamchiya a Sunny Beach

Esta entrada pertenece a la serie Bulgaria
Ver Más Entradas

Salimos de Varna hacia Sveti Vlas en Sunny Beach donde nos espera nuestro hotelazo de pulsera (sólo desayuno y cena). La llegada es matadora, no por la distancia sino por la carretera de costa, la afluencia de coches y las caravanas, tal cual la N340 en Roda los domingos.

Antes de llegar paramos en la reserva natural de Kamchiya (es el nombre del río). Es un lugar turístico donde el río Kamchiya desemboca en el Mar negro. Dimos un paseo en barca por el río (10 levas adultos y 6 levas los niños), aunque bonito y tranquilo casi no vimos pájaros porque las barcas suben y bajan por el río y hay demasiada gente para avistar pájaros. Vimos una tortuga, una grulla y poco más. Comimos en un restaurante de la zona con columpios, y probamos los mejillones del Mar negro, muy buenos por cierto.

Ya comidos nos fuimos al hotel Premier Fort Beach. El hotel no defrauda, enorme y limpio, el apartamento con detalles, espacioso y con terrazas con vistas al mar. Hay actividades para niños por todos lados, animadores tanto diurnos como nocturnos, discoteca infantil. La piscina es grande e incorpora un tobogán con bucle que es la principal atracción para los niños. Hay parques para pequeños, parque con columpios para hacer gimnasia par mayores, centro spa y de masajes supermercado, tiendas, clínica médica propia  y muchas más cosas. Lo majo, la wifi, tienes que estar reconectándote cada dos por tres y solo tenemos 8 usuarios, nos quedamos cortos.

Los horarios de comida no se ajustan a nuestras preferencias, ya que la cena acaba a las 21.30 que es cuando nosotros casi empezamos a cenar, y el desayuno acaba a las 10, con lo que no puedes perrear en la cama como cuando realmente estás de vacaciones. Las bebidas no van incluidas, pero no tiene precios desorbitados.

Lo más pijo nos parece el acceso a la playa privada…

El pueblo en sí, no es precioso, han abarrotado la costa de edificios monstruosos, complejos hoteleros enormes para el turismo, lo que hace que la costa esté tachonada de ladrillo y más ladrillo, bares, restaurantes, parques acuáticos desorbitados. Si vienes hasta aquí, mejor alójate en un super complejo, porque en un hotelito más pequeño con niños no sabes que hacer aquí.

Nosotros pasamos la tarde en la piscina, antes de cenar y pegar unos bailongos en la discoteca familiar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.