Xian, segunda parte

This post is part of a series called China
Ver Más Entradas

Al diseñar la ruta de est viaje tuvimos que tener en cuenta que no íbamos solos. Martin, Ana y familia no han visto algunas de las cosas que nosotros ya vimos en nuestro primer viaje, y aceptamos repetirlas para que ellos no se las perdiesen.

Repetir Beijing no nos importa en absoluto, nos dejamos cosas importantes la última vez…pero Xian era algo muy prescindible para nosotros. Por eso decidimos no pasar ni una noche – el plan era llegar por la mañana en tren nocturno e irnos por la noche en otro tren a nuesrtro próxmo destino (Luoyan).

Teníamos el tiempo justo para ver los guerreros de terracota e irnos. Nos enteramos de que con los billetes de tren entraba un servicio de Shuttle Bus hasta los guerreros (sin shopping tour!) y lo usamos.

Fani, las cosas han cambiado desde nuestra última visita. Ahora es como un parque temático de los Guerreros de Terracota. Cuando nosotros lo visitamos en 2008 no había ni un lugar donde comer. La entrada estaba a 500 metros de donde nos dejaba el autobús y a pesar de ser año nuevo chino podíamos pasear tranquilamente y sacar fotos sin tener que pelearnos por el sitio. Los carros estaban en vitrinas un poco cutres y las fotos también eran un poco cutres. Daba la sensación de que lo habían encontrado ayer y que habían construido infraestructuras básicas.

Lo de ahora lo podemos resumir en pocas palabras: Restaurantes, Souvenirs, Cientos de autocares, Tours con banderitas, Kilómetros de parques y tiendas antes de entrar en los recintos y hasta un KFC. Esta es la estampa que nos encontramos al llegar:

Miles y miles de turistas chinos matándose por un espacio para sacar “la foto”. La foto frontal en cuestión es esta:

Por lo demás, todo fueron estampas conocidas. Las fotos que tenemos son casi idénticas a las de la última visita (aunque con una cámara mejor). Las grandes novedades fueron algunos yacimientos nuevos (muy verdes) y sorbetodo poder ver a un equipo de arqueólogos trabajando junto a unos restos muy desorganizados (nos dió una idea de la complejidad de la tarea)

Hugo se lo pasó bien, le gustaron los guerreros, pero se aburrío después de los primeros 20 minutos. Por suerte, una tienda un poco rara tenía unos “transformers” a la entrada que hicieron las delicias de él y de Amalia (que por supuesto, no se enteró de qué iba la visita)

Un comentario sobre “Xian, segunda parte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *