Un día en Plitvice y fin de las vacaciones

Llegar hasta Plitvice fué largo y pesado. Llegamos por la noche y nos costó lo nuestro encontrar el alojamiento. Eran cabañas de madera muy bonitas. Nos tocó la más espaciosa, aunque la verdad es que no pudimos disfrutarlas mucho. Llegamos tarde y nos fuimos temprano.

Debido a la diferencia de ritmos de la familia Gironés-Tell respecto a las familias Rodríguez, decidimos dividirnos en dos grupos. Ellos recorrerían más parque sin nosotros, y nosotros nos estresaríamos menos. La cosa fue muy bien gracias a eso, y todos lo pasamos bien en el parque.

Los niños se portaron como campeones y caminaron como bestias. Excepto por algún incidente (colgándose de las barandillas o asomándose a tocar el agua en plena cascada) que casi nos mata de un infarto, todo fue a pedir de boca.

El parque es enorme, pero la “temática” es bastante uniforme: lagos, cascadas y bosques húmedos que nos recordaban a la Fageda d’en Jordà en Olot.

Paseamos sin prisas, comimos junto al río, nos paramos a jugar con escarabajos y patos, alimentamos a los peces y en general tuvimos una caminata muy agradable junto a paisajes de foto.

Lo peor del día fue subirse al autobús que te lleva de vuelta al punto de partida (las distancias en el parque son grandes y se tiene que ir en autobús). No había colas, no había organización y los autobuses pasaban cada 20 minutos. La gente perdía 2 y 3 autobuses delante de sus narices, y al final todos se comportaban como salvajes para subir. Era la ley de la selva…y la gente del parque no hacía NADA por remediarlo (organizando colas, por ejemplo). Se limitaban a esperar a que la gente se matase para bajar del autobús a los que querían ir de pie. Una vergüenza para un país europeo en un parque declarado patrimonio de la humanidad y con miles de turistas. No es falta de medios, sino falta de voluntad y desdén por el visitante.

Eso no empañó (demasiado) nuestra experiencia, y concluimos nuestro viaje a Croacia de muy buen humor. Estas fotos han quedado especialmente bien.

No haremos post sobre Zagreb al día siguiente, porque no hicimos nada más que dormir y devolver la furgoneta en el aeropuerto (575 € por el arañazo que esperamos que pague el seguro que contratamos con Allianz por 58 €).

Se acabaron las vacaciones! Han sido 3 semanas muy intensas, con 8 y 12 personas moviéndose por 3 países en muy poco tiempo…con niños desde los 13 años a los 10 meses. Ya podemos montar una agencia de viaje nosotros solos.

Sandra ha jugado un papel fundamental, organizando y liderando todo el viaje. Los alojamientos han sido buenos (o baratos y aceptables cuando tenían que serlo), hemos visto lo mejor de cada país y hemos mantenido el presupuesto controlado.

Nuestro resumen de estas vacaciones:

  1. Han sido las más agotadoras y complejas que hemos hecho. Esto no es para hacerlo todos los años, aunque estamos muy sorprendidos de lo bien que nos hemos llevado todos. No ha habido roces ni discusiones. Los niños se han llevado bien el 80% del tiempo (mucho!) y todos hemos vuelto sanos y salvos. Eso se dice pronto, pero ha costado mucho esfuerzo de planificación y coordinación.
  2. El sabor de boca final (por ahora) es bueno. Somos de procesador lento y tenemos que dejar pasar unos meses antes de decidir qué cuerpo se nos ha quedado, pero hoy estamos con una sonrisa.
  3. Eslovenia ha sido sin duda la gran sorpresa. Nos ha encantado, incluso un poco más que Croacia (aunque el mal clima que tuvimos en Croacia puede estar relacionado con esto). Las cuevas que vimos en Eslovenia serán la imagen que permanezca durante años en nuestra memoria.
  4. Viajar con niños es caro en cualquier país, aunque estos países tienen muchos apartamentos de alquiler, y eso ayuda mucho a grandes grupos.

A cualquiera que lea esto, le recomendamos:

  • Ir a Eslovenia, especialmente a las cuevas
  • Saltarse Zagreb
  • No esperar gran cosa de las “playas” croatas. Son todas de piedra. El agua es espectacular, pero nada de tumbarse en la arena limpia y blanca. Están sucias.
  • El circo de Budapest vale la pena para los niños.

Los siguientes destinos posibles son: Argentina / Bolivia / Perú u Omán. El tiempo y el presupuesto dirán.

Un comentario sobre “Un día en Plitvice y fin de las vacaciones

  • fani 11 septiembre, 2014 at 20:54 Reply

    Parecen unas vacaciones muy duras. Ahora necesitaréis vacaciones para recuperaros.

Responder a fani Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.