Zagreb “por encima”

En la frontera entre Eslovenia y Croacia vimos algo curioso. Sólo había cola de un lado (desde Croacia a Eslovenia)…y Sebas comentó “Ya sabemos quién no se fía de quién”. Y no se equivocó…la mentalidad croata es más mediterránea, menos nórdica (hay más corrupción, desigualdad social, desconfianza en las instituciones y egoísmo…aunque también más simpatía y desenfado)

Llegamos a Zagreb bastante temprano, hicimos el check-in y nos establecimos en nuestro apartamento dentro de una zona bastante fea, con advertencias como “no aparquéis delante de la casa del gitano, que se cabrea y tenemos problemas”.

Decidimos ir a comer al centro, y nos salió bastante barato para haber comido en el centro del meollo. Croacia es más barato que Eslovenia, excepto en Dubrovnic.

Zagreb es una ciudad por la que se puede pasar rápido. Lo cierto es que Héctor tuvo un par de rabietas importantes y nos perdimos parte del tour en tren turístico (que se convirtió más bien en un submarino atómico en Def Con 2 con los chillidos de Héctor), pero aún así nos atrevemos a decir que esta es una más de las tantas ciudades funcionales y con total falta de interés que se pueden encontrar en el mundo occidental desarrollado.

Mucha iglesia, mucho monumento y algunos espacios chulos por los que pasear, pero nada más. La presencia (y obediencia) a la religión (católica) es muy visible y previsible (después de una guerra religiosa).

Un día agradable sin más pretensiones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.