Cataratas desde el lado brasileño y un asado argentino

Esta entrada pertenece a la serie Brasil
Ver Más Entradas

Lo teníamos decidido de antemano, iríamos a ver las cataratas desde el lado brasileño para completar las vistas y cruzaríamos la frontera para ir a Puerto Iguazú a comer un buen asado argentino.

Las cataratas estaban muy cerca del hostal, por lo que llegamos enseguida al estacionamiento. Las cosas han cambiado en 8 años y lo que recordábamos se ha modernizado muchísimo (además antes era de propiedad pública y hace poco se ha privatizado).

Un gran hall de acceso, taquillas y una cola para acceder al autobús que te ahorra unos 10 Km hasta los principales atractivos del parque. No era tan sofisticado tiempo atrás.

Los buses son enormes y albergan cantidad de turistas que acaban viniendo en oleadas. Coincidimos entre medio de 3 grandes grupos y fue una locura. Las pasarelas para ver las cataratas desde Brasil son estrechas, no hay grandes zonas habilitadas para el descanso y el camino asfaltado son apenas unos 1200 metros llenos de escaleras.

Todo influyó para que fuésemos deprisa esquivando a la gente, eso y que el día anterior nos dimos un atracón de cataratas. Las vistas son muy bonitas , porque si bien no estás cerca de las cataratas excepto en un punto, la vista panorámica es espectacular y uno se hace más a la idea de cuanto abarca el parque y sus saltos de agua.

Obviamente nos mojamos pero ya evitamos llegar hasta la garganta para no acabar empapados, hoy no nos apetecía tanto.

Al salir, siguiente misión, atravesar de nuevo la frontera y entrar en Argentina, Jordi era el menos convencido pero con un poco de insistencia y Fani…

Llegamos a un restaurante que nos pareció buena opción, el “Quincho del tío querido” y nos comimos unos bife de chorizo, mollejas, papas y choricitos, regándolo con un par de botellas de vino torrontés.

La sobremesa se nos hizo corta porque prácticamente nos echaron, y nos fuimos al centro de Puerto Iguazú a hacer unas comprillas y comer unos alfajores de maicena. La sensación fue extraña, cuando nosotros estuvimos en Puerto hace 8 años apenas tenían 30 o 40 mil habitantes, ahora son casi 90 mil, pero sigue siendo el pueblo tranquilo que recordábamos. Lo pasamos genial y volvimos con unas camisetas para los niños.

Fue una visita fugaz a Argentina, pero suficiente para ponernos el gusanillo de volver el año que viene si es posible.

Así terminó nuestro  remake de las cataratas y nuestra pequeña vuelta a la patria.

Mañana toca Río..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.