Samurais y Geishas

Esta entrada pertenece a la serie Japon
Ver Más Entradas

El tercer día en Kanazawa nos levantamos un poquito más tarde, para ir a comer al mercado Omi-cho. El mercado era pequeño pero muy bien distribuido, no había muchos restaurantes y los que había estaban llenos. Nos contentamos con un “picoteo” (comemos a todas horas) de Sushi, pinchos de calamar y vieras y empanadas de pulpo. Esto era sólo el aperitivo.

Nos fuimos a la zona de los samurais, al barrio Naga-Machi Buke Yashiki. Samurais no vimos ninguno, aunque el barrio tenía su encanto. Casitas bajas de madera con farolillos y minijardines. Comimos y nos fuimos a echar una siesta al hotel.

A eso de las cinco de la tarde salimos a la caza de las Geishas como hicimos en Kyoto. Sólo que aquí la caza era algo peculiar. Nos dirigimos al distrito de las Geishas, Higashi Chaya, y empezamos a dar vueltas por las callejuelas.

Las Geishas de Kanazawa son las más antiguas de Japón. Antiguas es un eufemismo, porque las pobres son algo viejecillas, algunas tienen 80 años.

Pero nosotros no nos queríamos perder la ocasión de ver a las geishas salir con el taca-taca a hacer la función. La ventaja es que si veíamos una no tendríamos que correr. No vimos ninguna en toda la tarde con lo que supusimos que estaban cuidando a los nietos, o algo por el estilo.

Por lo que el día de despedida de Kanazawa fue de lo más tranquilo y poco fructífero, nos vino bien para descansar un poco porque el día siguiente prometía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.