Kanazawa

Esta entrada pertenece a la serie Japon
Ver Más Entradas

Salimos de Osaka rumbo a Kanazawa, un «pueblo» tranquilo de 450.000 habitantes en la costa oeste de Japón.

Tres cosas positivas a la llegada: llovía y eso había hecho descender la temperatura doce grados y se estaba fresquito; el hotel estaba de coña y tercero al lado del hotel había una cafetería con café bueno y barato.

El primer día, después de hacer el check-in en el hotel, fuimos a pasear un rato y a enterarnos de que un autobús turístico daba la vuelta a la ciudad por los puntos más importantes por tres euros el pase de un día. Ya estuvo bien por el momento.

Martín, Natalia, Ana y Dani se fueron a cenar a un italiano un poco pijo, nosotros nos fuimos a comer pizza y pasta al bar Manolo del barrio por dos duros.

Al día siguiente tocó madrugar. Fuimos a los jardines Kenroku-en, considerados uno de los tres mejores jardines de Japón. Al ir bien temprano nos ahorramos el calor y la marabunta de gente. Es un jardín muy muy relajante y bonito.

Cuando empezó a apretar el calor estábamos viendo el castillo de Kanazawa, nos había gustado mucho más el de Himeji, aunque este tenía un bosque alrededor bastante guapo.

De aquí nos fuimos al Museo de Noh (teatro japonés aristocrático, un poco decepcionante porque era pequeño y no había explicaciones en inglés) y el de Arte Contemporáneo.

Tanta cultura y el madrugón nos había dejado exhaustos, así que comimos y nos fuimos  a echar la siesta por fin. Mañana será otro día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.