Esto no es Japón

Esta entrada pertenece a la serie Corea
Ver Más Entradas

Después de dos días un poco sabáticos y de análisis, dejamos nuestro último destino japonés con una cena italiana y un capuccino enorme de postre. A la mañana siguiente nos fuimos al puerto de Hakata (o Fukuoka) en autobús. Estábamos en el sentido de la carretera contrario, así que vino un amable japonés uniformado y nos llevó a la parada correcta, nos dijo el autobús que teníamos que tomar y a que hora llegaría. Perfecto.

Llegamos como relojes a la terminal internacional de ferry. En la página web avisan de que el check-in se debe realizar una hora antes, si no no pueden dejarte embarcar. Nosotros llegamos 20 minutos antes de la hora de inicio del check-in, y como son japoneses no nos dejaron pasar hasta que fue la hora exacta.

Una vez en el ferry beetle que corre que se las pela en 3 horas estábamos en Busan (o Pusan), es decir, en Corea.

Sólo bajarnos del ferry, todo y que no entendíamos lo que decían y los símbolos con los que escriben nos resultan tan extraños como los japoneses, enseguida supimos que ya no estábamos en Japón.

Los coreanos gritan, se cuelan, te empujan, se dan señales de afecto entre ellos (aunque no hemos visto los morreos españoles) y tiran cosas al suelo. Bienvenidos a Asia de nuevo!!!

Después de un viaje por metro llegamos a nuestro hostal. Más que un hostal era como un piso compartido, en la planta 24 de un edificio gigantesco, por el que teníamos unas vistas interesantes, no vamos a decir bonitas, de la ciudad.

Ese día comimos y cenamos pizza, síííí, pronto descubriríamos que la comida coreana pica que te mueres.

Un comentario sobre “Esto no es Japón

  • Anónimo 31 agosto, 2008 at 23:55 Reply

    en argentina los coreanos esos ponen supermercados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.