Esta entrada pertenece a la serie Argentina
Ver Más Entradas

Ufff…por fin paramos 5 minutos para escribir algo. Llevamos 6 días de viaje y es la primera vez que tenemos un momento de paz.

La cosa ya empezó mal con el viaje hasta Argentina. El viaje planificado era el siguiente:

Salimos de Barcelona a las 20:00 y llegamos a Madrid a las 21:00. Allí nos espera un vuelo que sale a las 00:00 de Madrid hacia Santiago de Chile. 13 horas de vuelo más tarde, un avión nos lleva hasta Buenos Aires.

La realidad fue esta:

Salimos de Barcelona a las 20:00. Llegamos a Madrid y nos informan de que el vuelo de las 00:00 saldrá al día siguiente a las 07.00 am. Tenemos que hacer una hora de cola para que nos asignen un hotel, al que llegamos a las 00:00 para «cenar» en un buffet libre montado «ad hoc» para la emergencia.

Nos despiertan a las 05:20 (4 horas de sueño) y a las 06:30 estamos en el aeropuerto, esperando pasar el control de seguridad…que no se abre. A las 07:30 (después de 1 hora más de cola infructífera) buscamos otro control y pasamos a la puerta de embarque, donde los monitores dicen «Embarque a las 09:20). Decidimos ir a desayunar en esas 2 horas que nos quedan de espera.

Tenemos que esperar 30 minutos a que abran el restaurante (Ars) del aeropuerto, para sufrir otros 30 minutos de colas, empujones y malas caras para ganarse un desayuno mísero por 14 euros. Cuando estamos a punto de tomar el primer sorbo de café, uno de los empleados del aeropuerto nos dice que embarquemos YA (1 hora antes de lo anunciado). Ante nuestra queja, nos dice «No tienen que hacer caso de los monitores». Empieza el Mundo Kafka.

Nos subimos al avión que por supuesto sale con retraso por todos los que SI hicieron caso al monitor (qué tontos eh?). 13 horas de vuelo en las que, entre otras cosas, la comida se sirvió a las 17:00 de la tarde.

Una vez en Chile, corrimos hacia el mostrador pensando que el que primero llegase encontraría vuelo a Buenos Aires. Lo más normal sería pensar que con 9 horas de retraso, en Chile estarían esperándonos con algo preparado. La cruda realidad fue que la chica de Aerolineas Argentinas nos dijo «Cuantos vienen en ese vuelo retrasado?»…Y así empezó otra etapa de caos y dolor.

3 horas de espera en el aeropuerto de Chile (ya llevávamos´casi 30 horas de viaje) sirvieron para presenciar uno de los espectáculos más circenses de la historia civil aeronautica: el sorteo de billetes. Consiste en poner a 50 pasajeros delante de una auxiliar de vuelo que SORTEA 30 plazas en el vuelo. A los perdedores les espera ooootra noche de hotel (4 horas de sueño, etc) en Chile.

Por suerte ganamos. Solo tuvimos que esperar 1 hora más para subir al avión. Una vez en Buenos Aires, y como si nos estuviesen ayudando a romper una marca personal, completamos las 36 horas de viaje en una cola de 1 hora para pasar el control de pasaportes.

Pero lo mejor aún no había llegado. Cuando tooodo parecía acabado, Sandra descubrió que es posible perder una maleta de 2 pasajeros que viajan juntos. La suya, que no llegó, y nos hizo esperar 1 hora en la cinta.

Cuando llegamos aún tuvimos que esperar 2 horas para dormir (saludar a los familiares que ya estaban dormidos, etc.)

Bonito viaje no?

Pues al día siguiente nos tocó ir a reclamar la indemnización por retraso en el equipaje (el dinero que tienen que darte para comprar ropa hasta que la encuentran).

Nos ofrecieron 100 dólares…algo bastante ridículo teniendo en cuenta que eso nos tenia que costear ropa por 30 días (el tiempo que tardan en declararla perdida). Lo mejor del tema es que el «responsable» de reclamaciones nos dijo que esos 100 dolares era lo establecido por normativa. Cuando pedidmos la normativa se puso nervioso y nos dijo que ellos no apuntaban nada…que los conocimientos se transmitían de boca en boca como los indios (esto NO es metafórico…fueron palabras TEXTUALES).

Empezamos a gritar y vinieron los de seguridad. Al final nos fuimos sin los dólares y con la certeza de que nos escucharían mejor en la oficina de España.

Y con esto termina SOLO el viaje hasta Buenos Aires. Todavía nos queda nuestro nuevo vuelo (al día siguiente) a San Juan…y el actual viaje por el Noroeste argentino (San Juan, La Rioja, Tucumán, Etc. )

Ahora mismo estamos en La Rioja. Acabamos de pasar el Parque Nacional de Talampaya y el Valle de la Luna….pero ya llevamos 20 minutos escribiendo y dejaremos eso para el próximo post.

He aqui algunas fotos de adelanto:

P1230126.JPG

P1240152.JPG

3 comentarios sobre “Primeros días en Argentina

  • Pingback: Primeros días por el Noroeste de Argentina | ( parentesis )

  • nene 28 junio, 2008 at 03:36 Reply

    hola, sobrinos como estanque bueno estube mirando el recorrido del biaje esta buenisimo, bueno sigan paseando asi yo iambien biajo un poquito y conosco,un beso los quiero mucho cuidense. tia nene

  • admin 28 junio, 2008 at 08:25 Reply

    Tiaaaa!!!

    Que sorpresa encontrar tu comentario aqui!!

    ¿Qué moderna que estás no? Decile a mi viejo que andás dejando comentarios en el Blog de tu sobrino y a ver que cara se le pone a él, que se las da de moderon ahora que manda e-mails 🙂

    Lo estamos pasando muy bien, pero extrañamos a la familia. Tenemos ganas de verlos, y tengan en cuenta que el ultimo pais de la lista es Argentina…asi que ye nos encontraremos con muchas historias de viaje 🙂

    Van a tener que aguantarse como 2000 fotos!

    Un beso muy grande de los dos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.